Inspiración Teamfullness

Aquí dejaré citas, reflexiones y experiencias que me parezca útil compartir, acerca del funcionamiento en equipo en la empresa, desde mi punto de vista personal, y de forma breve (formato píldora).

15/10/2019. Cita del mes

"La mejor forma de predecir el futuro es crearlo." Peter Drucker.

01/01/2019 Post #6 - Qué es coaching y por qué está tan de moda? Es realmente tan potente?

Este año 2019 me he propuesto acercar el coaching a más equipos, a los que les puede ser útil para optimizar muchos aspectos de su funcionamiento. Para ello, empezaré tratando algunas preguntas que me he encontrado últimamente:


¿Qué es el coaching y qué puede hacer por tu empresa?


El coaching es una metodología de trabajo, que consiste básicamente en:

  • Definir un objetivo SMART (acrónimo en inglés de eSpecífico, Medible, Acordado, Realista y delimitado en el Tiempo)
  • Diseñar un plan de acción que lleve del punto actual al punto definido en el objetivo.
  • Dar comienzo al plan de acción: ponerse en marcha (sin duda, mi parte favorita)
  • Monitorizar si las acciones del plan de acción están acercando al equipo efectivamente al objetivo, y si el objetivo sigue siendo el deseado.

Mi parte favorita es la de ‘ponerse en marcha’, no solo porque me guste la acción, sino porque ahí es donde empiezan a emerger creencias limitantes y potenciadoras, miedos, juicios y prejuicios… de los que muy probablemente no éramos conscientes.


¿Quién no ha escuchado o enunciado, en la reunión de lanzamiento de un proyecto: “Eso es imposible” o “Para esa fecha, imposible” y luego resultó que era posible?


La propuesta de valor de un buen coach consiste en facilitar que el equipo transite los cuatro pasos anteriores, y sobretodo, acompañarlo en el descubrimiento consciente de las creencias, miedos y/o juicios (entre otras cosas) que limitan la consecución de su objetivo, para que el equipo sea capaz de trascenderlos, y así, lograr alcanzar su objetivo en el periodo de tiempo establecido.

Y matizo “un buen coach”, porque para ser capaz de facilitar este ejercicio de conciencia hay que formarse en esta metodología y además, tener entrenada la mente. Como dice el dicho, y como me dijo una muy buena coach con la que hace tiempo tuve el privilegio de coincidir, “has de barrer muy bien tu casa antes de ir a barrer la de los demás”. Hay que ser respetuoso, tener cuidado y saber muy bien qué se hace cuando se trabaja con personas, y sobretodo, si éstas van a poner sobre la mesa algo tan delicado como sus creencias (en el contexto del coaching de equipos, siempre referidas al equipo y al ámbito laboral).


¿Y qué beneficios trae este ejercicio de conciencia, o lo que es lo mismo, un proceso de coaching a mi equipo o empresa?


Las creencias limitantes, miedos, juicios igual que las creencias potenciadoras, la motivación y las fortalezas son como nuestro sistema operativo: determinan en gran parte lo que somos o no capaces de hacer en nuestras vidas. Y residen en nuestro inconsciente. Y en el de los equipos de trabajo.

Al hacerlos conscientes, y sólo al hacerlos conscientes, es cuando podemos utilizarlos: entender qué información nos traen, desechar aquello que aleje del objetivo definido y potenciar todo aquello que nos acerque al mismo. A eso me refiero con trascender: es como “hackear” el programa que opera tu mente, salir de tu “piloto automático” y sentir de verdad que llevas las riendas de tu vida.


Un equipo o persona que ha experimentado un proceso de coaching, conoce este proceso de trascendencia y el poder que le da. Por eso se habla de empoderamiento en este contexto: ser mucho más consciente de tus capacidades y de tu potencial, y saber cómo trabajar con ellos para alcanzar tus objetivos da mucho subidón. Lo sé por experiencia propia. Supongo que por esto se confunde el coaching con ejercicios para "venirse arriba”, conferencias motivacionales y cosas por el estilo.


Además del empoderamiento, otros beneficios de un proceso de coaching de equipos son:

  • Refuerzo de la comunicación entre los miembros del equipo: El entorno de coaching es un entorno protegido y de aprendizaje, en el que se ejercita de la comunicación y la escucha en cuerpo, lenguaje y emoción, por lo que la comunicación se ve fortalecida en estos tres ejes.
  • Aumento de la empatía entre los miembros del equipo: El coaching de equipos da voz a todos los miembros del equipo para expresarse, haciendo hincapié en la escucha activa, por lo que el ambiente se enriquece con las distintas aportaciones, y crece en capacidad de comprensión.
  • Mejora de la productividad: Es un proceso donde cada minuto está enfocado al objetivo definido. Además, al propiciar que las personas se entiendan y se comuniquen mejor, se minimizan malentendidos y enredos innecesarios. En un equipo reducido, el proceso podría resolverse en cuatro sesiones, por ejemplo.


Podría seguir citando muchísimos más, pero ya me estoy excediendo de mi formato píldora. Lo seguiré desarrollando en siguientes post. Aunque si os morís de ganas por saber más, podéis escribirme a camila@teamfullness.net.

¡Feliz año nuevo!

19/01/2019. Cita del mes

"La mejor forma de predecir el futuro es crearlo." Peter Drucker

13/12/2018. Post #5 - Conclusiones de fin de año

Finaliza el año y es momento de hacer reflexión acerca de lo cosechado y lo sembrado, para poder determinar la estrategia para el siguiente año. En este post os comparto cuatro aprendizajes de mi 2018:


Empecé este blog utilizando la metáfora de la máquina para analizar el funcionamiento de un equipo de trabajo, para hacer referencia a que los elementos de interacción entre los miembros se pueden diseñar, instalar y mejorar, como si se tratara de las cadenas que unen los engranajes de una máquina. Sin embargo, esta metáfora se queda algo corta para reflejar la naturaleza humana de los componentes de un equipo. El libro de Frederic Laloux (Reinventar las organizaciones), que continúo leyendo, me ha hecho abrir la mente a tope acerca de ello.

Me explico: si bien es cierto que un engranaje tiene unas características que lo hacen apto para realizar su función, alguien externo al mismo eligió el material, lo diseñó y lo instaló en su lugar, no fue él mismo. Y a pesar de que sus características irán variando en el transcurso del tiempo, no existe en él voluntad, deseo de realización o aburrimiento, que puedan producir cambios en su actividad.

En los equipos de trabajo, la voluntad, los talentos y otras características de las personas que lo integran configuran las interacciones entre ellas, con la contribución de otros elementos externos al equipo o incluso a la empresa. Esto hace que las mismas personas tiendan a colocarse donde se sienten más cómodas (en términos de roles y funciones, por ejemplo), eleven el nivel de energía o lo regulen en función de su estado de ánimo, y en conjunto, alcancen o no los objetivos que se proponen. Por todo ello, me “paso” desde ya a la metáfora del equipo como ecosistema, pues creo que describe mejor el conjunto de interacciones e interdependencias entre los miembros de un equipo.


Los ecosistemas (o equipos) en los que he tenido el placer de trabajar este año también me han regalado muchos aprendizajes, y me considero muy afortunada por ello. Comparto con vosotros a continuación los tres que más impacto me han causado:


  • Es MUY poderoso en cuanto al alineamiento en torno a las metas propuestas, a la generación de confianza, empatía y conocimiento, que todos los miembros del equipo tengan una ocasión periódica (mensual, semanal…) para encontrarse y conversar acerca de los aspectos del trabajo que le preocupan. Obviamente, cuidando de que este espacio-tiempo sea productivo.
  • Desde la perspectiva del líder o jefe, y más aún del coach o consultor, es crucial para la consecución de objetivos preguntar y escuchar a todos los miembros del equipo, dándoles a todos las mismas oportunidades de expresarse y ser escuchados por todos los miembros.
  • Para una comunicación sana y fluida dentro del equipo, es tan importante crear un espacio donde sea posible decirse las cosas positivas como para decirse las cosas “incómodas”.


Pueden parecer simples y obvios a primera vista, pero he visto que en la práctica, son más difíciles de llevar a término de lo que parece. Estoy muy satisfecha de que mi trabajo en las empresas haya contribuido a estas acciones; me siento realizada al aportar valor acompañando a equipos hacia su compromiso, alineación, y motivación.


Pero, ¡ojo! El acompañamiento y el coaching de equipos no son solo “motivar a la gente” o “venirse arriba”, como se puede pensar. Es acompañar al equipo a encontrar soluciones a todo aquello que le preocupa, preguntando, analizando y construyendo soluciones junto con las personas del equipo, enfocados en alcanzar un ambiente de trabajo agradable, fluido y eficaz.


Uno de mis objetivos para el 2019 es ayudar a más jefes o líderes de equipo, empresarios y empleados a encontrar soluciones para su día a día, en cuanto al funcionamiento de su(s) equipo(s). Tengo ya algunas ideas que en breve publicaré, pero a vosotros:


¿Qué os gustaría que tratase en los post de 2019?


Agradezco sugerencias por email (camila@teamfullness.net) o a través de mis perfiles de Twitter e Instagram (@teamfullness).

¡Gracias por leerme, y que cosechéis todos los éxitos que os propongáis en 2019... en equipo!

01/12/2018. Cita del mes

"La verdadera profesión del hombre es encontrar el camino hacia sí mismo." Herman Hesse.

15/11/2018. Post #4 - El factor humano en TU equipo

En el último mes he tenido la oportunidad de conocer y entablar conversación con personas que trabajan en empresas de la Comunidad Valenciana, de sectores muy variados. Al explicarles mi labor como ingeniera de equipos, algunos afirman que “este tipo de cosas sólo las hacen las empresas grandes” o que “son un equipo demasiado pequeño para esto”. A lo que suelo responder, ¿acaso no están todos los equipos formados por personas?

Es cierto que, a medida que un equipo/empresa crece, van siendo más necesarios los ejercicios para la generación de conversaciones, porque es más fácil que se produzcan conversaciones diarias entre todos los miembros del equipo si éste es de dos personas, que si es de 10, 15 o 20 personas.

Sin importar el tamaño del equipo, y a pesar de lo que nos gusta hablar, hay conversaciones que pocas veces emergen naturalmente en la empresa, y que tienen que ver con lo que sienten las personas del equipo en términos de motivación, satisfacción o incomodidad en las funciones o en los roles que desempeñan en el equipo, ocultas bajo un clima de aparente normalidad.

Pero, ¿para qué esforzarnos en hablar de esto?

Por ejemplo, conocer el ‘para qué’ de nuestras acciones proporciona sentido a nuestro trabajo diario. Esta es una de las claves de la motivación: nadie puede apasionarse por algo cuyo sentido desconoce. Por otra parte, compartir información acerca del nivel de energía disponible en el equipo es también vital para la motivación, pues por mucho que te apasione algo, si hay otra cosa que absorbe toda tu energía, no puedes desarrollar esta pasión. Este tipo de conversaciones hacen visibles los obstáculos que roban energía, como podría ser una relación mejorable entre algunos miembros del equipo, la presencia de toxinas en la comunicación o simplemente, la falta de conexión con el propósito del trabajo. Al hacer los obstáculos visibles, es cuando se puede trabajar en cómo superarlos. Y esto es algo que puede hacer cualquier persona, y cualquier equipo.

Para muestra, un botón: a principios de este mes desarrollé un taller en la Asociación de Antiguos Alumnos de la Universidad Politécnica de Valencia (ver imágenes más abajo), en la que los asistentes pudieron experimentar y aprender herramientas básicas para el análisis y el trabajo acerca de la energía disponible y el equilibrio de los roles en un equipo, basadas en la metodología tejeRedes, que están aplicando desde ya en sus equipos de trabajo.

Y tú, querrías conocer herramientas para hacer visibles los engranajes de un equipo de trabajo, y por tanto, poder mejorar su funcionamiento? ¡Contáctame para una Reunión Poderosa!

05/11/2018. Cita del mes

"La falta generalizada de motivación que vemos en muchas organizaciones es un devastador efecto secundario de la distribución desigual del poder."

Frédéric Laloux, Reinventar organizaciones.

15/10/2018. Post #3 - El factor humano de cualquier proyecto

Estamos en octubre, aprovechando a tope la energía renovada tras las vacaciones para acometer nuevos proyectos, tanto a nivel personal como en nuestros equipos de trabajo. Establecemos objetivos, les asignamos fechas, definimos hitos intermedios, asignamos personas responsables a las tareas y damos paso a la ejecución del proyecto, durante la cual vamos monitorizando estas tareas, hitos y fechas.


Hasta aquí todo es ideal, pero en la práctica, a medida que empieza la ejecución del proyecto surgen diferencias entre lo planeado y lo realmente ejecutado. En parte, esto puede deberse a características del entorno del proyecto que no están en nuestras manos, como imprevistos que provocan retrasos o características cambiantes en el mercado objetivo.


¿Y qué otras cosas SÍ están en nuestras manos?


Por ejemplo, lo que yo llamo ‘factor humano’ del proyecto, que es el estado de las personas encargadas de ejecutarlo; y que pocas veces -o ninguna- se trabaja, sino que se da por hecho. Es decir, se espera que todas las personas estén motivadas, alineadas hacia la consecución del objetivo y mantengan un ambiente de trabajo, comunicación y relaciones sanos y productivos, antes y durante la ejecución del proyecto. Sin dedicar atención, esfuerzo o recursos a ello.


Literalmente, esto es como NO realizar un plan de marketing y ventas, y esperar que un producto “se venda solo”, sin esfuerzo comercial.

Ni se nos ocurriría, ¿verdad?


Trabajar el factor humano significa por ejemplo, que en las reuniones de definición, planificación y seguimiento del proyecto, se tuviesen en cuenta aspectos como:

  • Cuál es el sentido de la ejecución del proyecto, tanto para el equipo como para la empresa.
  • Cuán motivador es el proyecto para el equipo de trabajo.
  • Qué obstáculos ve el equipo para la consecución de los hitos del proyecto.
  • Qué recursos necesita el equipo para superar dichos obstáculos. ¿Se sienten preparados y respaldados por la empresa y los compañeros?


El simple hecho de articular conversaciones en torno a estos aspectos genera confianza, empatía y apoyo, y construye una comunicación y unas relaciones sanas y estables en el equipo, que lo capacitan para superar los obstáculos que naturalmente surgen en la ejecución de cualquier proyecto.

Pero, ¿están todos los equipos preparados para tener este tipo de conversaciones? La respuesta es, rotundamente SÍ. ¿Y cómo se hace? Iré dando pistas en los siguientes post.


Puedes enviar tus comentarios a camila@teamfullness.net.

01/10/2018. Cita del mes

"La mayoría de las organizaciones están inertes y no pueden ver más allá de su "inercia" porque no ven cómo todas sus partes están interconectadas, cómo participan en un sistema único." (Traducción)

Consulting mastery, Keith Merron

01/09/2018. Cita del mes

"Locura es hacer lo mismo una y otra vez esperando obtener resultados diferentes". Atribuída a Albert Einstein, aunque se duda de su autoría.

14/08/2018. Post #2 - Equipo conectado

La filosofía Teamfullness empieza por el paso “stay tuned to yourself”: estar conectado con uno mismo. En los últimos 3 años de mi vida el crear un espacio para conectar con mis necesidades y sueños me ha producido un cambio muy profundo. Dicho espacio me ha permitido orientar mis acciones hacia metas que me llenan y me hacen sentir realizada, funcionando de una manera más eficiente y eficaz tanto a nivel personal como a nivel profesional.

Estos espacios de conexión y reflexión, aplicados a los equipos, tienen un poder todavía mayor, pues al contar con la energía de muchas personas todo se intensifica. Sin embargo,


¿Cuánta atención dedicamos a conocer y diseñar cómo deseamos funcionar y qué metas queremos alcanzar como equipo?


Estoy de acuerdo en que es difícil sacar tiempo en el día a día para hacer esto. La misma dificultad tuve para aplicarlo a nivel personal. Pero no necesité grandes esfuerzos, ni grandes inversiones de tiempo o dinero. Poco a poco, lo integré orgánicamente como algo cotidiano, y viendo los resultados, no me atrevería a dejar de “afilar la sierra”, según la metáfora que utiliza Stephen Covey en su libro 'Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva'.


Pero, ¿qué significa “afilar la sierra” en un equipo?


Desde el punto de vista Teamfullness, significa tener un espacio para que el equipo entero se reúna -incluyendo a los líderes- y revise sus objetivos, su estado, sus necesidades… Y pueda conversar y trabajar acerca de todo aquello que le ayude a diseñar sus acciones y a crear y mantener un ambiente de trabajo saludable, que garantice un funcionamiento en equipo eficiente y eficaz.

En mis próximos posts iré desarrollando los elementos esenciales para estos espacios de conexión y reflexión.

Si te apetece, envía tus comentarios a camila@teamfullness.net.

04/08/2018. Cita del mes

“Buscando la grandeza en la profesión, el mayor descubrimiento de mi generación es que un hombre puede alterar su vida simplemente alterando su actitud mental." (Traducción).

William James.

15/07/2018. Post inaugural - La metáfora ingenieril de los equipos de trabajo

Hoy os propongo reflexionar acerca de la palabra “equipo”.

Mi concepto de equipo se asemeja a una máquina, como puede ser un motor de combustión. Cada pieza del motor tiene su propio cometido dentro de un propósito común, el trabajo de ninguna de ellas tiene sentido sin el trabajo de las demás, y todas han de estar bien engranadas, sincronizadas y engrasadas para que el motor funcione bien y dé su máximo rendimiento. Sin embargo, en esta metáfora las correas de distribución, el lubricante y la sincronía de las piezas vienen a ser aspectos como el compromiso, la confianza y la comunicación.

Puede que penséis que una persona es mucho más compleja que una pieza mecánica. No lo discuto, pero a donde dirijo hoy la reflexión, más que hacia cómo funcionamos por dentro, es hacia cómo funcionamos en conjunto: la interacción entre nosotros en un contexto de equipo de trabajo.

Comúnmente he visto que los equipos en las empresas comparten departamento, tareas o despacho, independientemente de si tienen alguna meta u objetivo común, de si se sienten parte de algo compartido o incluso de si hablan o no entre ellos.

¿Cuánta atención dedicamos a revisar el estado de nuestros equipos? ¿Y a alimentar su compromiso, confianza y comunicación? En muchas ocasiones, esto no se hace hasta que ocurre un “fallo” grave, lo equivalente a que el motor deje de funcionar o “gripe”. Sin embargo, ¿cuántos fallos graves podríamos evitar haciendo un buen “mantenimiento” de este motor?


Y tú, ¿formas parte de un motor bien engrasado y sincronizado?


En mis próximos posts iré desarrollando esta metáfora, reflexionando por ejemplo acerca del combustible que mueve el motor, equivalente en mi símil ingenieril a la motivación que mueve a los equipos. También incluiré otros temas de actualidad que me susciten oportunidad de reflexión.

Si te apetece, envía tus comentarios a camila@teamfullness.net.

03/07/2018. Cita del mes

“Construir una mente colectiva mejor no consiste solamente en involucrar a más gente. Puede necesitar el desarrollo de las habilidades creativas de los implicados (...) Hay que incrementar (y mejorar) las conexiones entre las personas para construir una mayor (y mejor) mente colectiva. (...) El propósito une a la gente" (Traducción).

Dr. Max McKeown , The innovation book.

09/06/2018. Cita del mes

"Nadie es perfecto, por eso se inventaron los equipos". Arancha Ruiz, El mapa de tu talento.